blogHeroBg.jpg

Principios del buen inversionista: los gastos

Luis Moyano

Publicado por Luis Moyano el 25 de julio de 2018 13:36:18 CDT

Sostener un nivel de vida que no corresponde a tus ingresos aumenta sustancialmente tus gastos y, consecuentemente, tus deudas. Si estas no las controlas, pueden sobrepasar tu capacidad para pagarlas y obligarte a reducir tu calidad de vivir.

gastos

Un buen inversionista es disciplinado, se apega a su presupuesto y evita las tentaciones de gastar de manera desordenada. Estos son los grandes tipos de gasto a los que te vas a enfrentar:

  • ahorro:

es el primero que debes considerar. Si esperas hacerlo de lo que te sobre después de gastar, será difícil que logres juntar algo significativo.

  • fijos:

son los que no puedes evitar y tienes muy poco margen para reducirlos, por ejemplo: la renta de tu departamento, el pago de la luz, el agua o el gas. Tal vez puedas economizar un poco, pero de todas formas los vas a pagar.

  • necesarios:

son aquellos que a pesar de ser inevitables, tienen un amplio margen de maniobra, por ejemplo, tienes que comprar comida pero puedes comparar precios y encontrar los mejores o  cuando usas tu coche para ir al trabajo; en vez de irte solo comparte el viaje con un compañero.

  • deudas financieras:

es lo que debes al banco, ya sea que tengas contratado un crédito o gastado con tu tarjeta de crédito. No olvides que el banco te cobra intereses e IVA; eso también es un gasto.

  • por impulso:

son los que realizas porque ves algo, te gusta y lo compras en ese momento. No te tomas el tiempo para cotejar los precios o evaluar si te será útil o no, por ejemplo, cuando pasas por una tienda y adquieres lo que está en el aparador, solo porque se ve bonito.

  • en exceso:

¿te has llevado de la tienda más de lo que necesitas o adquirido un producto cuya vida útil es menor al tiempo que te tomará pagarlo? Imagina este caso: vas al supermercado y agarras el paquete de tres cereales, a meses sin intereses, cuando solo necesitas uno, seguro te los terminarás antes de pagarlos.

  • hormiga:

son los pequeños gastos que haces, pero que sumados representan una cantidad importante, por ejemplo, lo que gastas en café todos los días, o lo que pagas por los juegos en tu celular.

  • evitables

se agrupan en dos categorías:

  • porque lo necesito:

son los gastos que haces cuando te convences de obtener algo que no es elemental, como es el caso de las cosas que tienes guardadas en su caja porque nunca las estrenaste.

  • porque me lo merezco:

los haces cuando crees que debes tener algo solo porque sí, por ejemplo, el celular de última generación que está de moda.

En la siguiente entrega aprenderemos cómo establecer objetivos y metas de corto, mediano y largo plazo para que empieces a formar tu patrimonio.

 Luis Moyano                                                                                                                                                                                                                                                                 Director de Educación Financiera

Si quieres aprender más sobre como ser un buen inversionista visita nuestro Centro de Educación Financiera:

Conoce más de Educación Financiera

Más Noticias