blogHeroBg.jpg

Las lecciones del Sr. Scrooge

El Cuento de Navidad del escritor inglés, Charles Dickens, es una historia que refleja la realidad financiera de muchos.

Actinver

Publicado por Actinver el 22 de diciembre de 2019 10:00:00 CST

El ávaro protagonista, Ebenezer Scrooge, era un hombre avaro, solitario, que no celebraba la Navidad, solo pensaba en ganar más y más dinero. En vísperas de esta fecha, se encuentra a cuatro fantasmas que le hacen cambiar su percepción acerca de la vida.

Finanzas

El cuento tiene una lección importante sobre la percepción de la construcción y preservación del patrimonio que con frecuencia señalamos: “La construcción del patrimonio no debe ser un fin, debe ser un medio”.

Te invitamos a ver el cuento y reflexionar el mensaje financiero de cada fantasma:

  1. Aprende a cuidar el dinero: Scrooge tuvo malas experiencias en su pasado y eso motivó su afán convulsivo. Tú no tienes que llegar a esos extremos.
  2. Invierte con Propósitos: Scrooge cuidó tanto su dinero que se volvió inmensamente rico. Lo malo era que nunca lo disfrutaba. La mejor manera de ahorrar es con un propósito. Cada uno tenemos metas muy claras y el dinero es solo un medio para lograrlas.
  3. Haz crecer tu dinero: Muchos ignoran cómo hacerlo. Invertir en Bolsa con una
    filosofía de Empresario es de lo mejor.
  4. Decide a Cambiar: Scrooge tuvo que recibir la visita de fantasmas para decidirse a cambiar. Para ti puede ser más fácil tomar buenas decisiones.

Los fantasmas de Navidad

En la víspera de Navidad, el señor Scrooge recibe la visita del fantasma de su antiguo socio (muerto años atrás). Este fantasma le contó que, por haber sido avaro en vida, toda su maldad se había convertido en una larga y pesada cadena que debía arrastrar por toda la eternidad. Además, le anunció que a él, el señor Scrooge, le esperaría un destino aún peor. Le dijo que tenía una última oportunidad de cambiar cuando recibiera la visita de los tres espíritus (Fantasmas) de la Navidad. El señor Scrooge no se asustó e, incluso, desafió al fantasma.

EL PRIMER FANTASMA FINANCIERO: Es el pasado. Le hizo recordar su vida de niño y adolescente, llena de melancolía y añoranza, antes de desarrollar su adicción por el trabajo y su desmedido afán por el dinero. Al igual que el viejo Scrooge, nuestro pasado determina muchas cosas que vivimos ahora. Nuestro historial financiero puede estar marcado por ciertas decisiones.

Cada una de esa experiencias determinará de alguna manera nuestros siguientes pasos. Olvidarse de ahorrar, no atreverse a invertir, dejarse llevar por las compras de impulso, endeudarse de más y muchas otras cosas más, pueden ser cadenas que se
extienden hasta nuestro presente y perjudicando de manera inevitable el futuro. ¡Reaccionemos a Tiempo!

EL SEGUNDO FANTASMA FINANCIERO: Es el del presente. Le hizo ver al señor Scrooge la actual situación de la familia de su empleado Bob, que a pesar de su pobreza y de la enfermedad de su hijo Tim, celebraba la Navidad con alegría y generosidad. Es el momento de tomar decisiones y no perder más tiempo.

EL TERCER FANTASMA FINANCIERO: El del futuro, mostró al señor Scrooge cómo todas las personas celebran la Navidad. Incluso su propio sobrino, Fred, que lo hace de una manera irónica, pero alegre, ya que nadie quiere la presencia del señor Scrooge. Antes de desaparecer, el espíritu navideño del futuro le muestra el destino de los avaros: su casa saqueada por los pobres, la muerte del pequeño Tim,… Y lo más espantoso: su propia tumba, ante la cual el señor Scrooge se horroriza de tal forma que suplica una nueva oportunidad para cambiar. Entonces, el avaro despierta de su pesadilla y se convierte en un hombre humano, generoso, sencillo y amable, que celebra la Navidad y ayuda a quienes le rodean… está íntimamente ligado al presente.

Recuerda: Son la decisiones de hoy las que crearán el mañana que deseamos.  Si deseas seguir aprendiendo sobre educación financiera de clic en el siguiente botón:

Conoce más de Educación Financiera

 

Texto escrito por Carlos Ponce para SNX.

Más Noticias